Sigue habiendo buena gente.

image

Hacía tiempo que no cogia el bus urbano, tanto en el embarazo y ahora con la llegada del niño es una de las opciones que tengo para ser independiente. La moto, mientras no pueda llevar a bebes, queda descartada por ahora.

Se que existen buenas personas por wl mundo,  y estaba segura que alguna sería conductor de autobus, pero en mi camino autobusero aun no había aparecido. Hasta ahora y por duplicado.

Y aún me acuerdo cuando me quede compuesta y sin bus por no llevar menos de 20 euros en el bolsillo, no hubiera sido tan malo si no hubiera estado lloviendo a chuzos, no un sirimiri u orbayo de esos que hay por el norte, no, estaba cayendo un diluvio! Pues en la parada me quede por 85 centimos que costaba entonces un billete.

A eso le añado las veces que me quede en tierra por un milisegundo, viendo cerrarse las puertas en mis narices e irse el bus.

Bueno, pues parece que esto esta cambiando y los autobuseros tiene  su corazoncito, que no lo dudaba, pero yo aun no lo había visto con mis propios ojos.

Hoy se ha subido un chico en el bus, sin cambio, el conductor, a pesar del cartel que dice que se cambia solo hasta 10 euros, le ha aceptado los 20 euros, y solo le ha recordado lo del cambio. Sin malas caras o contestaciones.

Con todas las malas noticias que haybultimamente menos mal que entre tanta tormenta siempre hay un rayito de sol.

Anuncios

9 pensamientos en “Sigue habiendo buena gente.

  1. Trabajar de cara al público es muy duro, pero también es muy importante no perder nunca le empatia y las ganas de dar un buen servicio 🙂 A veces se ven actos que te hacen volver a creer que la gente es buena 😀

  2. Recuerdo la vez que le dejé cinco euros a una chica porque no llevaba cambio y no la dejaban subir. La verdad es que no se lo esperaba y nos conocíamos de vista, pero me pareció mal dejarla ahí por tan poco. Lo a gusto que me sentí no tiene precio.

    • Con gente como tu da gusto, pq q te dejen ahí por un poco sienta a cuerno frito y además noto que cada vez vamos más a nuestro rollo sin importarnos el prójimo.

    • Sí, hay que tener muucha paciencia, pero a veces también hay que saber transigir, cuando no me dejo subir, no fui desagradable ni mucho menos. Sé que fue fallo mio no tener menos de 1 billete de 20, no me dí cuenta. Me quede en tierra, bastante mojada y sin medios de ir a casa. Por eso me sorprendió (para bien) que a aquel chico si le aceptará el billete.
      La verdad es que hay gente muy desagradable y que además no escucha, sin darse cuenta que enfrente tiene otra persona, no una maquina.

      • Yo esque trabajo cara el público pero en un hospital y aveces aunque yo soy muy de algunas cosas de protocolo saltarme algo por los enfermos porque a mi no me gustaría estar en su lugar por ejemplo (pasarlos lo mas cerca del pasillo hasta la puerta de donde entramos en neonatos con sus hijos, porque no dejan pasarlos ni al pasillo por si entran a la uci pediatrica con algun nene, pero separarlos tanto rato me da un mal, así que si los papas no se van solos a la sala de espera no los mando)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s