Gante 2009

Parece que fue ayer y ya han pasado unos cuantos años desde nuestro primer viaje por Europa en coche. 


Gante, Ghent, Gand, Gent… un sinfín de nombres para una misma ciudad, una ciudad sacada de un cuento de hadas. Desde que fuimos no nos la hemos quitado de la cabeza y cada año, al preparar el viaje pensamos en esta bonita ciudad. Nos decimos “Este año podemos pasar por Gante” al final este retorno nunca se produce. Pero sabemos que algún día volveremos. 

 
Una de las cosas que más me sorprendieron de Gante fue las instalaciones deportivas que tienen y la cantidad de gente que realiza algún tipo de deporte. Desde gente en bici, realizando actividades acuaticas, corriendo… Tienen medios y eso es bastante importante. Por ejemplo, el Watersportbaan, en este “canal” (o franja de agua porque no tengo claro lo que es) siempre puedes ver a alguien practicando piragüismo. 




Blaarmeersen y Wtersportbaan desde Google maps




Watersportbaan



Gante esta unido al Mar por un canal, el “Ghent-Terneuzen Canal” , también conocido como el “Sea Canal” y se construyo a principios del siglo XIX. El canal da al mar en el estuario de Western Scheldt situado en la provincia de Zeeland en Holanda y es que parece ser que Bélgica fue parte de Holanda en algún momento de su historia. 

Nunca pensé que Bélgica me gustará tanto, la verdad es que tenía otra visión completamente diferente de lo que es, y me ha sorprendido gratamente, así que espero volver para conocer el resto de ciudades de este maravilloso país. Gante tiene un toque mágico, casi de cuento y eso es gracias a que han conservado su arquitectura medieval. 


 

 

Pasamos 4 días en Gante, nos gusto mucho, tanto que nos quedamos con ganas de volver y hemos pensado incluso en volver este año, al final no creo que sea posible porque vamos a ir a la zona de Alsacia y Friburgo, pero tenemos pendiente Normandía y Bretaña, así que en eses viaje (que esperamos realizar en el 2011) iremos de nuevo a Gante. 
El primer día madrugamos bastante y a las 10 de la mañana estábamos paseando por sus calles, las pudimos disfrutar casi para nosotros solos, y es que la actividad en la ciudad después de un día de fiesta aún no había comenzado. 

Parte de la ciudad estaba en obras, como por ejemplo la zona del castillo Gravensteen, así que no lo pudimos disfrutar a tope. Hay que volver Muy feliz

 

 

El castillo se puede visitar por dentro. Como decía antes parece sacado de un cuento, un cuento de Hadas. 
 

 

 
 

Firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s